Por los caminos de la justicia internacional

Una práctica habitual de los grupos al margen de la ley, especialmente las guerrillas comunistas y el más abominable de los crímenes es el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes, agravado por el trato degradante que reciben al interior de estos grupos: Vejaciones de todo tipo, violaciones de niños y niñas, fusilamientos, abortos forzados, etc., constituyen crímenes contra la humanidad que no podrán quedar impunes y menos pueden quedar escondidos, en las sombras, como pretenden sus siniestros perpetradores, como así lo declaran hoy los Congresistas de las Farc, que en todas sus declaraciones ante la JEP y para el público en general en entrevistas de radio y televisión.

Recientemente hemos conocido los contenidos divulgados, en varias ruedas de prensa, por Herbin Hoyos Medina, periodista que dedicó una buena parte de su vida a denunciar el secuestro, a apoyar a los secuestrados y a sus familias. Muchos recordamos los tristes y dolorosos mensajes, que este valeroso periodista pasaba por Caracol Radio, al amanecer de cada día, los mensajes de familiares, que este periodista recogía para ser publicados en la radio con la esperanza de que llegaran a sus familiares en la selva, en donde permanecían secuestrados en medio de la manigua, en condiciones que ni los animales podrían aguantar.

Aquellos mensajes, siempre optimistas, llenaban de valor los corazones de las victimas de este flagelo, pues la mayoría de ellos podía escuchar los mensajes de aliento enviados por su familia. Contado por ellos mismos cuando tenían la suerte de ser liberados. Mamás, papás, esposas, hijos, etc., graban con sus propias voces el mensaje de optimismo y de amor, que se trasmitía por esta cadena radial, con la esperanza de que pudieran escucharlos, aunque muchas veces no se tenía la seguridad de si estaban vivos, aunque siempre guardaban la esperanza de que algún día pudieran recuperarlos en el seno de sus familias. Muchos de los secuestrados han dado testimonio de que esos mensajes les dieron la fuerza necesaria para sobrevivir a aquel martirio.

Este hombre valiente, durante mas de 25 años se dedicó a recoger estos testimonios, pero adicionalmente fue recogiendo otro tipo de evidencias, que dan cuenta, de que desde la creación del grupo terrorista Farc, la practica del reclutamiento de menores (que también constituye secuestro) fue normal e intensiva. Por esta razón, este hombre (hay que decirlo con todas sus letras) ha reaccionado ante las declaraciones de los guerrilleros, hoy en el Congreso, que dicen que ellos jamás reclutaron menores y que es falso todo aquello de lo que se les acusa en cuanto, reclutamientos, violaciones, fusilamientos y abusos sexuales.

Inclusive han sido tan cínicos y descarados (las FARC), que han retado a quienes los denuncian, a que les prueben esos delitos, dado que es jurídicamente muy difícil documentar las prueba tal como las exige la justicia. Aunque las pruebas esgrimidas por Hoyos, a los ojos de cualquier ciudadano desprevenido son aplastantes y Herbin dice tener documentados una gran parte de estos delitos. Tan raro: si un bandido acusa a un senador, la corte lo valida como prueba irrefutable, pero seguro, cuando las acusaciones sean de las victimas de estas atrocidades, habrá que documentarlas contra toda duda. Ahí les dejo esa paradoja.

Es notorio y por lo menos absurdo, que la JEP ha anunciado desde sus inicios, que solo serán “entrevistados los máximos responsables”, es decir, investigarán, recibirán declaraciones y “juzgaran” (da risa esta palabra) solo a los 15 o 20 reconocidos como los máximos cabecillas. ¿y el resto?. Esto realmente es una burla. Claro, es mas fácil cuadrar la declaración de 20 personas, que se ponen de acuerdo en que es lo que van a decir, que si se presentaran los 200, o más, mandos medios que también cometían las atrocidades de las que se les acusa.

Esperamos que todo este acervo probatorio, que ha venido entregando Herbin Hoyos a la JEP, los obligue a que tengan que ampliar el espectro, que esto los haga ver que deben escuchar testimonios y deban juzgar también a los mandos medios (muchos de ellos victimas y victimarios), de toda esta organización terrorista, para que al cotejar o concatenar todos los testimonios, y que a estas se puedan sumar pruebas que se alleguen por parte de la sociedad civil, las victimas y los desmovilizados, se sepa toda la verdad, y al menos esta sea esclarecida parcialmente.

Muy importante entender que, si los terroristas (hoy en el Congreso) y los dirigentes de ese partido FARC, siguen mintiéndole a la JEP y a los Colombianos y no reciben los castigos previstos para los crímenes de lesa humanidad, se abre expedito el camino para llevarlos ante la Corte Penal Internacional, que allí si no permitirán la impunidad prevista en los Acuerdos de La Habana, que son una vergüenza para la historia de la humanidad.

Vienen muchos capítulos que tendremos que escribir sobre ese material divulgado por Herbin, pero anticipemos algo: Niños reclutados, muchos de ellos a los 7 años, y ya para los 8 se ven en fotografías armados de fusil y de pistola, después de un entrenamiento exhaustivo. Cuentan esos muchachos o muchachas, que crecieron en la guerrilla después de que fueran reclutados a temprana edad, que existían escuelas de adoctrinamiento y entrenamiento que podían recibir hasta 400 menores por semestre, escuelas o campamentos donde la disciplina era brutalmente estricta y la menor de las faltas (como llorar, que era calificado como delito contra la moral combativa o comer sin permiso aunque se estuviera partido del hambre) era castigado con el fusilamiento.

¿Quién fusilaba a esos niños o niñas? Las otros niños que eran obligados a asesinar a sus compañeros como prueba de valor y obediencia (se ha sabido por otros medios, que alguna vez un niño fue obligado a fusilar a su hermanito).

Miles de niños fueron reclutados, entrenados, adoctrinados y miles asesinados (fusilados) por estos terroristas que no merecen ser llamados seres humanos, porque son poco más que monstruos sanguinarios. ¿Se acuerdan de la Colombia Humana? Pues el M-19 también incurrió en estas prácticas, a este grpo terrorista perteneció el señor Petro. Pero fueron miles, no como esos reportajes que publican El Tiempo y otros periódicos o medios radiales, en los cuales suman 20 en un frente, 15 en otro bloque, etc., para que al final la suma sea inferior a los 100. También horripilante pero ni se acerca.

A todas estas ¿Por qué, después de estas ruedas de prensa de Herbin, los grandes medios TV, Radio y periódicos, nada publican?

El testimonio de uno de estos jovenes desmovilizados, que fue reclutado a los 8 años, y que estuvo en el Bloque Sur de las FARC, en diferentes frentes, da cuenta de que él vió al menos 5.000 niños en ese Bloque. ¿Cuántos menores, entonces, reclutaron las Farc, si las escuelas de guerrilleros recibían entre 300 y 400 niños al semestre? Da cuenta Herbin, en otro de sus informes, de un gran número de escuelas de “formación” (mas bien deberíamos llamarlas escuelas de deformación) al interior de las Farc, en medio de las selvas colombianas.

POR LO PRONTO…
Seguiremos haciendo cortos informes como este, para contextualizar los abusos contra los niños en las filas de las FARC. Por lo pronto se anunció la creación de LA COMISIÓN CIVIL DE LA VERDAD, toda vez que la COMISIÓN DE LA VERDAD diseñada por las FARC y creada por los Acuerdos de la Habana, fue conformada por hombres y mujeres, en su mayoría de izquierda ganando sueldos de magistrados. Todos sabemos la vecindad ideológica de la izquierda con estas organizaciones extremistas. Esta COMISIÓN CIVIL DE LA VERDAD, tendrá como objetivo contar la verdad que no nos contarán los amigos de las FARC que ya han dado muestras de selectividad en la recepción de los testimonios.

Twitter: @jebotero


Comparta esta publicación: