Colombia: Donde las minorías tienen más derechos que las mayorías.

En nuestro país, existen leyes discriminatorias que ‘garantizan’ que los derechos de algunas minorías, sean en realidad mayores y diferentes que los de los demás colombianos.

Existen resguardos indígenas y Consejos Comunitarios de Comunidades Negras, que en realidad son una burla a la igualdad, territorios donde las leyes colombianas no se aplican, donde reinan: el caos, la miseria y las Farc. Territorios donde florecen los cultivos ilícitos sin que el Estado diga nada.

Si uno mira al ‘indígena’ que está en el resguardo y mira a cualquier campesino de la misma región, no encuentra ninguna diferencia. Es decir son campesinos con más derechos unos que otros, quienes en teoría, solo en teoría, son sus iguales. O mejor, podríamos decir ‘indigenas’ con más derechos y al lado de ‘indigenas’ con menos derechos -como los del resto de los colombianos-.

Yo conozco varios resguardos -toda vez que por un par de años trabajé en el Cauca y en Nariño coordinando programas de vivienda para damnificados de los inviernos 2010-2011- en los que, afuera está el ejército o la policia, y pasando el lindero del resguardo está el laboratorio de coca. Pero atérrense, la fuerza publica no puede ingresar ni hacer nada con el laboratorio.

Hay muchas historias con estas comunidades en las que se nota claramente que tienen gran influencia de los narco-guerrilleros y que sus líderes son igual de corruptos a ciertos políticos que conocemos, a los que solo les interesa el lucro personal “administrando” los recursos que les da el Estado, sin importarles la miseria en que viven de sus ‘protegidos‘ y quienes siguen y seguirán viviendo en la miseria, mientras persista este estado de las cosas.

Pero no nos dejemos engañar, aquí no hay ‘problemas de interpretación’ de las leyes -como decía un muy querido amigo- sino utilización abusiva de las normas.

Todas estas manifestaciones y bloqueos violentos son promovidas por las Farc y por el ELN (mingas indígenas, paros cocaleros o paros campesinos) tal como se ha demostrado en todos los casos. Solo se necesita analizar la información disponible en los medios y fácilmente se encuentra que, en los últimos 6 años, estos paros y bloqueos, se han producido en todos los momentos álgidos del proceso paz, para presionar al dadivoso e inútil presidente, quién recibió un premio Nobel “político”, otorgado para darle el valor de robarse un plebiscito y burlarse de todos los colombianos.

El sagrado derecho a la rebelión o a la protesta está haciendo carrera y este será el pan de cada día en nuestro futuro, además quedó escrito en los espurios acuerdos de La Habana. En esto son expertos las Farc y el ELN: sacan a los campesinos a las carreteras -amenazados o engañados-, estos agreden a la fuerza publica y luego argumentan que es su legítimo derecho.

Con los cocaleros (que son los mismos campesinos que mencionaba atrás) es más grave, empiezan las movilizaciones -aupadas por las Farc, ahora de frente y sin tapujos, recordemos a Romaña en Tumaco- y cuando llega la fuerza publica, ellos mismos asesinan a algunos campesinos y le echan la culpa a los policías o militares.

Esta es una vieja práctica hoy legalizada en la negociación de paz.

@jebotero


Comparta esta publicación: